Home Aspirina Productos Noticias Informate Preguntas Frecuentes
 

ALIVIO DEL DOLOR



El Dolor


Aunque las personas que lo sufren se resistan a admitirlo, el dolor es esencial para la supervivencia ya que es la sirena de alarma del organismo, que llama nuestra atención hacia cualquier trastorno de la salud o hacia una enfermedad real, y nos protege de lesiones graves por medio de actos reflejos.

Dado que sentimos dolor en todas las partes de nuestro cuerpo, este sistema de alarma debe estar distribuido por todo el mismo, y debe ser tremendamente rápido.

El responsable principal es nuestro sistema nervioso, un gigantesco sistema de comunicación comparable a una extensa red telefónica cuya centralita es el cerebro. La médula espinal ejerce la función del cable de transmisión central. Las fibras nerviosas, formadas por numerosas células independientes y que entran y salen de la médula espinal como las ramas cada vez más pequeñas de un árbol, son las líneas telefónicas individuales. En conjunto, tienen una longitud calculada de algo menos de mil millones de kilómetros, más de 2.500 veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

Al igual que en las líneas telefónicas, la información se envía por las vías nerviosas en forma de impulsos eléctricos, en ocasiones a unas velocidades que cortan la respiración: hasta 135 metros por segundo. Esto supone casi 500 kilómetros por hora, y explica por qué si estamos tocando una placa caliente, retiramos la mano de la misma casi al mismo tiempo de sentir el dolor.

Varios millones de sensores del dolor

Una doble protección

Los procesos inflamatorios y la fiebre