Home Aspirina Productos Noticias Informate Preguntas Frecuentes
 

SALA DE PRENSA DE ASPIRINA

30/05/2005
Clasificación de la OMS.

Cómo combatir el dolor causado por inflamaciones.

Casi la totalidad de los dolores corporales tienen origen inflamatorio, por eso cuando queremos combatir el dolor, necesitamos analgésicos que actúen también sobre la inflamación permitiendo la recuperación integral de nuestro organismo.

Buenos Aires, 30 de mayo de 2005.- Normalmente el dolor es un signo físico de advertencia. Ofrece la oportunidad de descubrir enfermedades a tiempo e iniciar un tratamiento indicado.

Muchas personas en el mundo sufren de dolor crónico o recurrente. Los tipos más comunes de dolor son los dolores de cabeza del tipo tensionales, los dolores musculares, los dolores dentales y también las molestias en articulaciones, el dolor menstrual, los trastornos reumáticos y las migrañas.

La inflamación es una respuesta fisiológica protectora cuyo objetivo último es liberar al organismo de estímulos nocivos. Estos estímulos nocivos incluyen agentes radiantes, químicos, físicos, infecciosos e inmunes. Asimismo, las inflamaciones en general pueden ser agudas o crónicas. Cuando sufrimos una inflamación aguda, nuestro cuerpo manifiesta rubor, calor, tumor y dolor.

Un ejemplo claro de este tipo de inflamación podemos verlo en la piel: donde estímulos provocadores, tales como un golpe, torceduras, malos esfuerzos físicos, sustancias químicas cáusticas, quemaduras, heridas, infecciones y alergenos provocan los cuatro componentes clásicos de la respuesta inflamatoria. El dolor provocado por una inflamación aguda puede durar unos minutos, horas o días, dependiendo de la intensidad del agente que lo provocó.

En el caso de sufrir una inflamación crónica tenemos dolor persistente, tumefacción y proliferación celular con una pérdida crónica e importante de la función. En este caso el rubor y el calor pueden estar ausentes.

Casi la totalidad de los dolores corporales tienen origen inflamatorio, por eso cuando queremos combatir el dolor, necesitamos analgésicos que actúen también sobre la inflamación provocada por el dolor. No todos los analgésicos son a la vez antiinflamatorios, como por ejemplo el paracetamol. En cambio, la aspirina es analgésico y antiinflamatorio actuando directamente sobre el dolor y las inflamaciones que lo causan.

El dolor es una señal de alerta importante para nuestro organismo. Por eso nuestro cuerpo está compuesto por un sistema de alarma de millones de antenas del dolor para informarle al cerebro sobre cada inflamación o herida. Las prostaglandinas son sustancias cuya función es amplificar estas antenas de dolor. Para aliviar efectivamente el dolor, la meta es detener la producción de estas sustancias amplificadoras. La aspirina hace justamente eso: inhibe la síntesis de prostaglandinas para aliviar efectivamente el dolor, dándole a nuestro cuerpo un alivio reconfortante y seguro.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha incluido al ácido acetilsalicílico, ingrediente activo de la aspirina, en su “Listado modelo de medicamentos esenciales”1 por su alto nivel de beneficio terapéutico y efectividad en el tratamiento del dolor, la migraña y en profilaxis de ataque cardíaco y accidente cardiovascular.

El ácido acetilsalicílico, ingrediente activo de la aspirina, es el analgésico antiinflamatorio más estudiado de la historia médica. Su efectividad en el tratamiento del dolor está respaldada por más de 33.000 artículos científicos. La aspirina tiene dos veces más estudios que otros analgésicos ya que anualmente se llevan a cabo alrededor de 3.500 investigaciones sobre sus distintas acciones terapéuticas.

Recientemente la Asociación Americana del Corazón recomendó para el tratamiento del dolor, el uso de analgésicos y antiinflamatorios con menores riesgos conocidos, como la aspirina2, basándose en las precauciones dictaminadas por la FDA (Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos), en febrero de este año.

En el último año, la literatura mundial dio a conocer más de 1.800 investigaciones que hacen referencia a los distintos usos de la aspirina como analgésico, antipirético, y antiinflamatorio; además de utilizarse en la prevención cardiovascular. Actualmente, se está investigando la acción terapéutica de la aspirina en afecciones oncológicas, como por ejemplo el cáncer de colon, donde se han obtenido resultados esperanzadores.

Vale la recomendación que hiciera Joel S. Bennett, profesor de medicina de la Universidad de Pennsylvania, EE.UU. en marzo de este año, con motivo de la presentación de un estudio sobre los nuevos analgésicos: “A la hora de elegir un medicamento para el tratamiento de cualquier enfermedad, hay que usar siempre el más seguro”.

1-  www.who.int/medicines/organization/par/edl/eml.shtml

2 - Journal Report, 22 de marzo de 2005 del American Heart Association

Intensidad del Dolor

• La percepción del dolor es variable en cada persona, y está, en parte, determinada por lo que se conoce como "umbral doloroso". Algunas personas tienen un umbral doloroso muy elevado y toleran dolores que otras personas hubieran considerado intensos mucho antes. La intensidad del dolor es, junto con los procesos físicos, fuertemente influenciada por nuestras emociones y sentidos. El equilibrio, la alegría de vivir y la paz interior actúan de manera relajante y hacen el dolor más soportable. Las preocupaciones y el temor, por el contrario, conducen a tensiones que pueden hacer al dolor más insoportable.

• Inmediatamente después de un accidente, uno usualmente no siente dolor, a pesar de estar lastimado debido a que el cuerpo está bajo estrés o en estado de shock. Es sólo una vez que la situación estresante ha pasado que el dolor emerge con su total intensidad. Esta reacción, nos ayuda a superar situaciones estresantes o peligros.

 



Aspirina, musa inspiradora

Aspirina® de Bayer cumple 110 años

Cómo combatir el dolor causado por inflamaciones

Aspirina: declarada medicamento esencial para la Organización Mundial de la Salud.

Aspirina, uno de los medicamentos mas estudiados del mundo.